Hablando de la Guerra Civil se ve cómo es la gente: el que es totalitario, insolidario, nihilista, generoso. Reconoces al que, en la guerra, te habría denunciado, al que te habría paseado, al que te ayudaría llegado el caso, al que se jugaría la vida por ti y al traidor.

Andrés Trapiello, Ayer no más

Pasada la guerra todos han querido persuadirnos de que no pudieron hacer otra cosa, y cada cual cree que en su bando los crímenes se cometieron de en abstracto, de una manera indiferenciada, en nombre de la República o de Falange, del Comunismo, de la Anarquía o de la Iglesia, con lo cual, unos y otros, aceptando en principio que todos pudieron ser culpables, acaban teniéndose por inocentes, en tanto creen que los crímenes del bando contrario los cometieron individuos diferenciados que debeían pagar por ello. Así se explica que nadie haya querido juzgar y pedir responsabilidades a los suyos, sino sólo a los contrarios
Andrés Trapiello, Ayer no más
She remembers Majorca as a paradise, una meravella, she can’t find the words to describe how beautiful the island was before they built the hotels and brought the package tours. In her, when she uses the word Majorca, she gives it an emphasis as though she could create the old place again just by singing the word and creating an aura of wonder and mystery around it: her Majorca, a dream place no half remembered, half imagined
Colm Tóibín, Homage to Barcelona